Espionaje

Testigos contemporáneos

Entrenamiento como espía

Eberhard Fätkenheuer, de Brandenburgo, conoció a su futuro amigo "Karli", de Austria, en un viaje en tren a Praga en 1968. Siete años más tarde, este mismo amigo le reclutó como agente para el servicio de inteligencia exterior de Estados Unidos, la CIA. Fätkenheuer recuerda su entrenamiento como agente, que tuvo lugar en el lago Balaton (en alemán: Plattensee), en Hungría.

En las garras del NKVD

El ciudadano de la RDA Günther Rehbein es detenido por el Ministerio del Interior soviético en 1952 sin motivo aparente y torturado de la forma más brutal.

Una visita fatídica

El ciudadano de la RDA Arnold Kirchner fue encarcelado durante un año por presuntos sobornos a agentes de la policía criminal. Fue acusado repetidamente de nuevos delitos. Temeroso de ser detenido de nuevo, Kirchner huyó a Berlín Occidental. Rápidamente encontró trabajo como redactor político en RIAS. Cuando su madre le visitó, fue detenida inmediatamente a su regreso en Halle (Saale) y condenada a 25 años de trabajos forzados en Siberia por espionaje y agitación antisoviética.

Destrucción y salvaguarda

Hannelore Köhler participó en el asalto a la sede de la Stasi en la calle Normannenstraße de Berlín el 15 de enero de 1990 y poco después se convirtió en portavoz del Comité Ciudadano para la Disolución del Ministerio de Seguridad del Estado. Köhler cuenta cómo el personal de la Stasi engañó al comité para que dejara desaparecer archivos incriminatorios.

Espionaje para Occidente

Helmuth Peters, junto con dos compañeros, se opuso a las normas de los ocupantes soviéticos. Se opuso abiertamente a ellas y mantuvo contactos con la Zona Oeste. A través de la RIAS, él y su amigo se pusieron en contacto con periodistas a los que suministraban información de la SBZ. Un día se descubrió su espionaje y tuvieron que huir.

Logotipo de CWM